Sostenibilidad, medio ambiente y sus recursos

Son innumerables los desafíos que ha enfrentado dentro del mercado mundial, la región de América Latina y el Caribe, relativamente bien dotada de patrimonio natural y recursos naturales desde su inserción en el mercado mundial, si se le compara con otras regiones del mundo, enfrentando dilemas y desafíos de relevancia asociados a la manera de gestionar y llevar el curso de la gobernanza de sus recursos naturales, a fin de promover el desarrollo inclusivo y sostenible de sus sociedades, en un contexto económico, social y ambiental que es totalmente cambiante. 

Este ha sido un tema que ha sido resaltado incluso por los mejores conferencistas de España como lo es Emilio Duró, a fin de ofrecer una vía de enfoque adecuada a los tiempos que transitan, incluso a esta lista puede sumarse Toni Nadal.  

Organismos encargados de la gestión de los recursos naturales con los que cuenta la economía, la sociedad y el ambiente de esta región, como lo es la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), se han encargado de realizar estudios sobre las implicaciones que conllevan, pero además ha alertado y emitido gran cantidad de posicionamientos al respecto.

Se trata de un acervo no ha sido inmóvil, sino que ha sido un pensamiento vivo, que se ha mantenido en constante movimiento, incorporando los desafíos tanto mundiales, como regionales, por lo que se ha nutrido de numerosos aportes internos y también externos. Dos autores se encargan de advertir sobre dos grandes etapas en el pensamiento institucional: la estructuralista (1948-1990) y la neoestructuralista (de 1990 en adelante), Bielschowsky y Torres (2018).  

Y esta ha sido exactamente la periodización y el marco temporal donde se encuentran involucrados recursos naturales, medio ambiente y sostenibilidad durante siete décadas y que en la actualidad se ha buscado la recuperación de la memoria sistematizando los aportes intelectuales y también de la política.

Ante ello es importante considerar reflexiones, encuentros, también desencuentros y aquellos puntos de inflexión del pensamiento relacionados con los recursos naturales, el medio ambiente y la sostenibilidad.

Para contar con una visión panorámica relacionada con los recursos naturales, el medio ambiente y la sostenibilidad, se deben elaborar fases del pensamiento en la que pueden predominar los aportes de los grandes autores, y los aportes institucionales.

Se trata de hacer un análisis donde sean considerados tanto los elementos de continuidad como aquellas problemáticas que se presentan de forma recurrente dentro de contextos particulares como lo son el económico, el internacional y también están involucrados los debates donde las ideas son formuladas y discutidas. 

Así mismo, es importante que se abordan tres de las problemáticas más recurrentes que van desde los aportes iniciales, la diferenciación centro-periferia en torno a fijadores y tomadores de precios de productos primarios; los términos de intercambio tendencialmente desfavorables para la periferia, y además, las medidas correctoras, y la soberanía sobre los recursos naturales y el relacionamiento Estado Empresas multinacionales como modo de gobernanza de los recursos naturales orientado a la satisfacción de necesidades.

Durante este largo transitar, los contextos han variado, enmarcando la evolución de las ideas. En relación al contexto económico, este transitó desde el desarrollismo, hasta la crisis del desarrollo dentro de la fase estructuralista, y del Consenso de Washington a la década idílica y el fin del auge de los productos básicos en la fase neoestructuralista. 

En cuanto al contexto internacional, este se mudó del regionalismo cerrado de la fase estructuralista, hacia el regionalismo abierto, para más tarde migrar hacia el estratégico de la fase neoestructuralista y llegar a la crisis del multilateralismo, así como de la hegemonía de los Estados Unidos hacia la creciente presencia de China a partir de la incorporación de esta a la Organización Mundial del Comercio (OMC). 

Finalmente, y en medio de este contexto de ideas se pasó del desarrollismo a la crisis de la ideología del desarrollo y a los estilos de desarrollo de predominancia keynesiana dentro de una fase estructuralista; y de la transformación productiva con equidad, sostenibilidad y competitividad de inicios de la fase neoestructuralista, hasta la lógica de las tres eficiencias (keynesiana, schumpeteriana y ambiental) y el cambio estructural progresivo centrado en la igualdad y la sostenibilidad ambiental.

Son diversos los hitos que se han encontrado presentes durante la fase estructuralista de la sostenibilidad, los recursos y el medio ambiente. Durante la década de 1950, la principal preocupación se centraba en la industrialización de América Latina pues no era incompatible con la producción primaria. 

Entonces, lo que se requería era “saber extraer” los recursos naturales para favorecer el proceso de industrialización y de diversificación de las exportaciones. Una década antes,  el Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES) llegó a proponerse un enfoque productivista de planificación de los recursos naturales con la finalidad de alcanzar el desarrollo económico y social, y la convergencia internacional. 

Durante esa misma década, fue reconocida la imposibilidad de alcanzar tal desarrollo debido a la incompatibilidad de este con la conservación del medio ambiente. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts