Cuando entramos a casa con zapatos, podemos estar siendo invadidos

Y no solo se trata de toda una naturaleza la que entra a casa desde nuestros zapatos, sino de que podría existir la posibilidad de que el coronavirus también entre.

De acuerdo a una investigación que fue realizada en un hospital en Wuhan, señala que las suelas de los zapatos de los trabajadores también arrojaron un resultado positivo por COVID-19

Durante los últimos años, países como España han adquirido hábitos que son propios de países como Japón o Suecia, sin llegar a pensar nunca que eso llegara a calar tan hondo en los ciudadanos. Tan solo al llegar de la calle, las personas depositan sus zapatos en la entrada, se colocan sus zapatillas de andar en casa, se dan una ducha y desinfectan su ropa. Y esto también ha de suceder con todo lo que les rodea debido al COVID-19.

Desde su aparición, se nos recuerda por todos los flancos la importancia de extremar la limpieza, y para lograrlo debemos lavarnos las manos con agua y jabón y de no ser posible, entonces con gel desinfectante.

Así mismo, lavar la ropa, desinfectar nuestra casa sobre todo el baño y la cocina, limpiar el teléfono móvil, del que se sabe, llega a almacenar gran cantidad de gérmenes. Ante ello, quizás no nos hemos detenido a pensar que nuevamente sufrirá la naturaleza. Pero eso también resulta otro tema a estudiar. En todo caso, ¿qué hay de los zapatos?.

Si llegamos de la calle, intentemos retirar nuestros zapatos con las manos cubiertas, pero si no se puede, lo recomendable es lavarlas en cuanto terminemos.

Aún la información no es tan clara, pero basados en las últimas declaraciones de la OMS, las rutas principales (que no las únicas) de transmisión del coronavirus han de ser las gotas respiratorias, estás viajan cuando un individuo que está infectado tose o estornuda, pero también es posible contagiarse si se tiene contacto físico directo con alguna persona infectada, aunque esta sea asintomática.

El virus también puede mantenerse en determinadas superficies, aunque se han presentado informes que se contradicen relacionados con el tiempo en que puede sobrevivir fuera del cuerpo y si esta se trata de una forma de transmisión común.

Positivo para las suelas

Con el objetivo de obtener una información más certera, un grupo de investigadores en Wuhan se dedicó a analizar diversas muestras en una UCI y una sala general con enfermos que se aquejaban del COVID-19 en el Hospital Huo Shan Shan.

Para ello, recolectaron muestras de objetos que potencialmente se encontraban contaminados (posamanos de camas, mascarillas, ratones de ordenador, basuras, entre otros.) y, como era de esperarse, los resultados (publicados en la revista perteneciente a los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades) arrojaron en su mayoría positivo (el 70% aproximado).

En dicho artículo se llegó a teorizar en referencia a que ello era debido a la gravedad y al flujo del aire, lo que causó que las gotas del virus flotaran en el suelo. Pero lo que en realidad sorprendió fue que el 100% de las muestras de hisopos de la farmacia del hospital, donde no había ningún paciente, también dieron positivo.

Se llegó a la conclusión de que el virus era arrastrado por el piso por los trabajadores del propio centro, y esta se trata de una idea que coincidió con que la mitad de las suelas de los zapatos del personal médico que trabajaba en la UCI dieron positivo.

Tales hallazgos son los que refutan la teoría de que debes desinfectar los zapatos cuando llegues a casa. El estudio fue realizado en un hospital, los cuales presentan una densidad mucho más alta del virus si se le compara con otros lugares.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts