Soluciones para conservar agua

En este artículo encontrarás información útil y los reflejos adecuados a adoptar para preservar el agua, este recurso tan abundante como escaso, que se ha vuelto tan preciado.

Ahorremos agua

Como consumidor, existe una gran variedad de soluciones para conservar los recursos hídricos. Por ejemplo, un baño promedio requiere de 150 a 200 litros de agua, que es 3 veces más que una ducha rápida. Pero, contrariamente a la creencia popular, una ducha de 10 minutos consume tanto como un baño. Tengamos el mayor cuidado posible de reducir nuestro consumo de agua mediante pequeñas acciones diarias.

¡Equipamos nuestras casas!

Hay muchas instalaciones disponibles para reducir nuestro consumo de agua: grifos de espuma que ahorran agua, rociadores de ducha que ahorran energía, etc. Estas compras generalmente se amortizan en menos de un año. Por ejemplo, la instalación de una descarga de doble capacidad (3 o 6 litros) permite ahorrar hasta 10.000 litros de agua al año y por hogar, por solo unos treinta euros invertidos. .

¡Localice las fugas de agua!

Hay muchos consejos disponibles para recuperar fugas y reducir el desperdicio. Por ejemplo, leer nuestro medidor de agua una mañana cuando no hay nadie en casa y comprobar la noche cuando llega a casa si ha cambiado es una buena manera de detectar una posible fuga.

¡Ahorremos agua en el jardín!

Para optimizar el riego de las tierras agrícolas al igual que regar el huerto de su jardín, existen soluciones eficaces que todos podemos implementar a nuestra escala. Por ejemplo, unas instalaciones sencillas permiten recoger el agua de lluvia y así evitar el uso de agua potable para regar el jardín. Un simple contenedor a la salida de una cuneta proporcionará la mayor parte de nuestro uso diario.

Da preferencia al papel reciclado

No olvidemos que el mejor residuo es el que no se produce. Antes que nada, reduzcamos nuestro consumo de papel tanto como sea posible e imprimamos solo los documentos que son realmente necesarios. Y por lo demás, favorezcamos el papel reciclado, que tiene un impacto medioambiental mucho menor.

Preferimos productos de higiene y limpieza con etiqueta ecológica

Para reducir el impacto de nuestros productos de limpieza en el medio ambiente, debemos favorecer los productos con etiqueta ecológica: limitan el uso de sustancias peligrosas y promueven el uso de materiales biodegradables, menos nocivos para los ecosistemas acuáticos. También se prueban sus prestaciones para garantizarnos una eficacia al menos idéntica a los demás productos presentes en el mercado.

Clasificar nuestros residuos

Clasificar nuestros residuos es fundamental hoy en día para permitir su reciclaje y así evitar que acaben con su vida en el fondo de los océanos. Reciclar 67 botellas de agua de plástico permitirá, por ejemplo, hacer un edredón para dos personas.

Bebamos agua del grifo

Entre agua embotellada y agua del grifo, la elección se hace rápidamente. ¡Sobre todo porque ahora hay muchas soluciones, como jarras filtrantes o máquinas carbonatadoras para personalizar el agua del grifo para satisfacer sus gustos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts