Los mejores cuidados para una Mantis Religiosa

Primero debemos saber lo que es una mantis religiosa. También es conocida como Santa Teresa, es un insecto mantodeo perteneciente a la familia Mantidae. Presenta un tamaño mediano, con una longitud de 4 a 6 centímetros. En cuanto a su cuerpo, este es largo y presenta  antenas que son delgadas y largas. 

En la cabeza se pueden observar dos ojos compuestos y grandes y, entre ellos, tiene tres ojos sencillos más. La cabeza cuenta con la capacidad de girar 180º, mientras que las patas delanteras se mantienen constantemente recogidas delante de la cabeza, como si estuviera rezando. Je allí la razón de su nombre. Tales patas tienen espinas que son utilizadas para atrapar a sus presas. 

Son más bien animales solitarios, a menos que se encuentren en época de reproducción, ya que deben buscar una pareja para aparearse. En el caso de que se presenten varios machos ante una sola hembra, surgirá entre ellos la pelea, y el triunfadora es el que se reproduce con la hembra. 

Una curiosidad que presenta esta especie es que la hembra es quien tiene un tamaño mayor. A diferencia de lo que se cree, en extrañas oportunidades las hembras se comen al macho durante o después de la cópula. Aunque ciertamente ocurre. Es un insecto de color de color verde o marrón, en diversos matices. Tiene un solo oído situado en el tórax. Estos animales tienen un periodo de vida de aproximadamente un año. 

Cuidar una mantis religiosa

Alojamiento: puede ser un terrario o algún recipiente amplio. Como lo que se busca es que se encuentre bien, coloca un poco de tierra o sustrato en el fondo y algunas ramas. De ser sustrato, que este pueda absorber el agua y que no tenga moho. Arena, tierra para plantas, aserrín o trozos de maderas también pueden servir. En cuanto al recipiente, este debe tener como mínimo, tres veces su tamaño de alto y dos veces su tamaño de ancho, de esta manera la mantis podrá pasear y tendrá espacio para mudar de piel. 

Alimentación: no hace falta alimentarlos cada día, es suficiente con darles de comer cada dos o tres días. Comen insectos y toda clase de invertebrados pero el único requisito es que sus presas estén vivas. Así que se le pueden ofrecer grillos, saltamontes, hormigas, moscas, gusanos de la harina, entre otros.

Otro aspecto importante es que su alimentación varía con la edad cuando son crías, básicamente se alimentan de drosófilas. Pero cuando son jóvenes, de moscas del vinagre, pulgones o pequeños saltamontes. Se pueden encontrar especies que son más grandes y comen pájaros, lagartos y ratones.

Lo importante siempre será vigilar que coma. Teniendo en mente que su comida se encuentra viva, es posible que se esconda o simplemente se mueran. De suceder, entonces la mantis podría morir de hambre. Los insectos que no se hayan comido es mejor retirarlos del recipiente. 

Agua: no requieren de agua directamente de un recipiente. Compra una botella de agua con dispensador en forma de spray y de vez en cuando rocía el recipiente para que se mantenga hidratada y es la razón por la que el sustrato debe poder absorber el agua. No mantengas juntas a las mantis recuerdas que solo se juntan en época de reproducción.

Limpieza: no hay necesidad de limpiar constantemente el recipiente ya que apenas generan deshechos. Solo quita los animales que no se han comido. Si aún deseas limpiar el lugar, entonces que sea con agua caliente sin detergentes especiales ni otros limpiadores. No te olvides colocar ramas y demás para que la mantis pueda colgarse y entretenerse. 

Cría: este es un insecto que se reproduce en verano y su metamorfosis es sencilla ya que no pasan por el estado de larva, sino que sus crías son pequeñas réplicas de los adultos. Las hembras ponen en otoño sobre una hoja, tallo o piedra alrededor de 10 y 400 huevos formando una estructura compacta.

Las crías de la mantis, se denominan ninfas y nacen en primavera. Al nacer, estás suelen comerse a otras crías que han nacido con ellas. El estado adulto lo alcanzan en el verano, y es cuando empiezan a reproducirse. Como has podido leer, las mantis religiosas no necesitan muchos cuidados para vivir bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts