Argentina, se aprobó la siembra de dos hectáreas de cannabis en el Valle

Este es un cultivo que se encontrará bajo la supervisión del INTA que será con fines de investigación médica y científica. Inicialmente no serán producidos aceites ni derivados.

De dicha aprobación se encargo el Ministerio de Salud donde se regula el proyecto de cultivo de cannabis con fines de investigación médica y científica del Centro Regional Patagonia Norte del INTA y la Asociación Asociación Civil Ciencia Sativa, el mismo será llevado a cao en la localidad de Guerrico, Río Negro, lo que se convertirá en la tercera iniciativa que se abre paso despues de la aprobación de la ley en 2017. Para tal acción serán empleadas dos hectáreas en un predio de Guerrico.

La resolución fue publicada este lunes en el Boletín Oficial, “era clave para poder continuar hacia la siguiente etapa que es pedir al Instituto Nacional de Semillas (INASE) la autorización para la importación de semillas y de esa manera comenzar a cultivar”, explicó a Télam la bióloga e investigadora de Conicet Gabriela Calzolari, integrante de la organización Ciencia Sativa luego de explicar la definicion thc.

De acuerdo a lo indicado en la resolución, el proyecto tiene como objetivo “generar material floral para diferentes tipos de investigaciones y fitopreparados de calidad para diversos síntomas y patologías, la adaptación de variedades en las condiciones de Patagonia Norte y generar un banco de germoplasma”.

Calzolari resaltó que “las semillas se importarán de Colombia, Estados Unidos y España” y que “también se buscará trabajar sobre la genética de las cepas para que puedan adaptarse a las condiciones propias de este clima”. Además, en el caso de Argentina, este país no cuenta con un cultivo propio con el que las instituciones públicas puedan investigar, “la idea también es realizar un banco de semillas”.

Dicho cultivo será realizado en dos hectáreas donde la ONG trabajó en compañía del Centro Regional Patagonia Norte del INTA a fin de acondicionar la seguridad en la instalación de cercos perimetrales, cámaras y alarma.

Ante ello, la bióloga describió que la: “Ciencia Sativa surgió en 2018, tras la aprobación de la ley, entre un grupo de personas que veníamos militando la legalización del cannabis medicinal y que creíamos necesaria esta articulación entre activismo y ciencia para investigar y difundir información sobre la planta de cannabis y otras plantas medicinales”.

Calzolari, quien recientemente recibió una beca de Conicet a fin de poder realizar estudios sobre el cannabis dentro del contexto de este proyecto, acotó que: “en esta planta el conocimiento se generó en la sociedad entre quienes la cultivaron por años en la clandestinidad y fueron perseguidos; el trabajo con científicas y científicos permitirá fortalecer esos conocimientos y formalizarlos”.

En el año 2017 fue aprobada en Argentina la ley 27.350 de Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus Derivados, la misma fue producto de una extensa lucha de la sociedad civil.

En 2020 fue modificada la reglamentación con el objetivo de avanzar en los aspecto centrales, tales como la producción pública de aceite de cannabis, el autocultivo controlado, la ampliación de especialidades médicas para su prescripción (antes sólo contemplaba epilepsia refractaria) y la creación de un nuevo registro de pacientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts